tiras reactivas de glucosa seguridad social
Asuntos de rebotica

Tiras reactivas de glucosa de la seguridad social

A muchos pacientes diabéticos les surgen dudas sobre las tiras reactivas de glucosa que les proporciona la Seguridad Social y los glucómetros. Hoy voy a intentar aportar algo de luz sobre este tema.

¿Qué son los tiras reactivas de glucosa?

Para ponernos en situación vamos a ver que son las tiras reactivas de glucosa, también llamadas coloquialmente «tiras para medir el azúcar», y los glucómetros.

Los glucómetros son unos pequeños dispositivos digitales que, en combinación con las tiras reactivas, nos ayudan a conocer los niveles de azúcar en sangre empleando tiras reactivas. El procedimiento es el siguiente: depositar una gota de sangre en la tira reactiva e introducirla en el glucómetro para ver en su pantalla la concentración de azúcar en sangre de nuestro organismo.

Por tanto, glucómetros y tiras son muy usados por diabéticos para conocer sus niveles de azúcar en sangre y ajustar su dieta y/o medicación y es por esto que la Seguridad Social se los financia pero con una serie de pecualiaridades.

Marcas y modelos de tiras para medir el azúcar y glucómetros

En la farmacia podemos encontrar tiras Contour Next, tiras Contour XT, tiras Freestyle, tiras Freestyle Optium, Freestyle Lite, tiras One Touch Verio, One Touch Ultra… entre otras muchas. Como vemos existen una serie de marcas como Contour, Freestyle, One Touch etc, y cada marca diferentes modelos de tiras, en el caso de Contour, por ejemplo, Next y XT. Cada modelo de tiras utiliza un glucómetro diferente. Es decir, las tiras para el glucómetro no vienen determinadas por la marca sino por el modelo, de tal forma que las tiras Freestyle Lite utilizan uno y las Freestyle Optium utilizan otro y no son intercambiables. Cada tira reactiva necesita su dispositivo y no, no existen tiras reactivas de glucosa universales que funcionen en varios dispositivos.

A todo este lío de marcas y modelos añadimos otro factor más: cuando las dejan de fabricar. Después de utilizar durante años y sin ningún tipo de problema unas tiras X con su correspondiente glucómetro, llega el día en que llegas a la farmacia y te dicen que ya no hay, que las han retirado. Esto conlleva tener que cambiar la prescripción de las tiras, conseguir un nuevo glucómetro y volver a aprender a utilizarlo. Puede parecer poca cosa pero para personas mayores les supone añadir unas complicaciones que en muchos casos son innecesarias dejando la patología, que es lo importante, en un segundo plano.

¿Cuántas tiras reactivas me corresponden?

Visto que son las tiras  y su, por veces confuso, abanico de posibilidades veamos que hace falta para que sean cubiertas por la Seguridad Social.

Al igual que los absorbentes, las tiras reactivas de glucosa necesitan homologación sanitaria para poder ser dispensados. Es decir, tu médico te hace la receta, a continuación el Inspector farmacéutico autoriza la receta en base a un informe médico y por último la receta se puede dispensar en la farmacia.

El médico puede prescribir las tiras a cualquier paciente, sin embargo el Inspector farmacéutico sólo va a autorizar la receta a pacientes con diabetes. Y en función del tipo de diabetes y medicación utilice para tratarse se van a prescribir mayor o menor «posología» de tiras partiendo de una tira a la semana y sin un máximo fijo. Por ejemplo, a pacientes con diabetes tipo II bien controlada le pueden recetar una tira a la semana. Mientras, a una persona que le hayan colocado una bomba de insulina pueden autorizarle hasta 8 al día en algún caso que he visto. Según la situación de cada paciente se autorizarán más o menos tiras.

¿Y el glucómetro?

Los glucómetros no están cubiertos por la Seguridad Social, lo único que está financiado es son las tiras. Por tanto, aparentemente, habría que pagarlo. Sin embargo es bastante común que las farmacias (no todas, pero muchas que conozco lo hacen) se lo «regalen» a los pacientes habituales.
Como vimos al principio existen muchas marcas de tiras reactivas y cada marca tiene varios modelos, por tanto es muy difícil que una farmacia tenga todas las tiras. Esto conlleva que a veces sea difícil encontrar las que te ha prescrito el médico. Pero si acudes a una farmacia a recoger tus tiras recién recetadas y allí te regalan el glucómetro, ten por seguro que en esa farmacia podrás volver a encontrarlas sin problema.

¿Y las lancetas?

Para poner la sangre en la tira reactiva hay que pincharse el dedo, y esto se hace con las lancetas. Las lancetas son de usar y tirar, cada vez que se usa una hay que desecharla. Los hay de diferentes marcas y tampoco están financiadas por la Seguridad Social. Se pueden comprar en la farmacia aunque se de algunos centros de salud donde las enfermeras los facilitan gratuitamente.

Conclusión y opinión: tiras reactivas de glucosa por Seguridad Social

¿Son suficientes las tiras que autorizan por la Seguridad Social? Depende, voy a contar mi experiencia.
Para los pacientes a los que les acaban de diagnosticar diabetes, noveles con este tipo de dispositivos, acostumbran a ser insuficientes. La razón es que en muchos cosos estropean algunas tiras antes de conseguir utilizarlas correctamente. Esto se soluciona a medida que se habitúan a utilizar estos dispositivos y controlar su alimentación para tener los niveles de azúcar en sangre controlados.

En cuanto a los pacientes que ya llevan tiempo siendo diabéticos pero les cambian la medicación para controlar la enfermedad, pueden necesitar alguna tira de más para ver como responden a la nueva medicación. Lo mismo pasa con las bombas de insulina. Pero en estos casos tanto el médico y el inspector farmacéutico ya contemplan este escenario y por eso aumentan el número de tiras a utilizar. Aunque a veces también puede pasar que se queden cortos.

Por supuesto hay casos excepcionales de escasez o abundancia (que en ocasiones da lugar a venta clandestina como con los absorbentes)

Desde mi experiencia en general el número de tiras diarias que proporciona la Seguridad Social está bien calculado. Lo que complica el asunto son los muchos factores a tener en cuenta, la marca, el modelo, la receta el visado etc etc. Son tantas cosas que muchos pacientes se lían y más si empiezan a utilizarlos por primera vez a ciertas edades.  Para estas y otras dudas estamos las farmacias, para ayudaros en vuestro día día sobre cualquier tema de salud.

No Comments

    Leave a Reply

    A %d blogueros les gusta esto: