fimosis
Genitourinario

Fimosis, cirugía y tratamiento

La fimosis, al igual que la eyaculación precoz o la disfunción eréctil puede afectar a la vida sexual de los hombres. Además puede provocar otros problemas como dificultad para orinar, o incluso infecciones. Veamos que supone sufrir esta condición.

¿Qué es la fimosis?

La fimosis es la situación en la que la piel del pene (prepucio) impide descubrir totalmente la cabeza del mismo (el glande). Normalmente esto es debido a un exceso de piel o a que la piel está demasiado tensa. Es decir la diferencia entre un pene con fimosis y un pene sin fimosis es la piel del prepucio.

La mayor parte de los niños y bebes tienen fimosis, pero a medida que crecen lo normal es que esa situación se corrija. No existe una edad estándar en la que se opera la fimosis, si bien es cierto que existen adultos que incluso pasado los 50 pueden desarrollar fimosis, lo más común es que se detecte y se opere durante la adolescencia.

¿Cuáles son las causas de la fimosis?

No parecen existir un agente causante de la aparición de la fimosis. Todo indica que la principal causa de la fimosis es congénita, sin embargo la práctica de retracciones forzadas del prepucio de los bebés para puede llegar a crear anillos fibrosos en el prepucio que reducen la contractibilidad de la piel.
Liquen plano, Liquen escleroso, eczema o la psoriasis, son también potenciales agentes causantes de la aparición de fimosis.

A pesar de todo, parece muy difícil poder determinar cual es la causa real en cada caso particular. En especial en aquellos casos que se detectan en plena adolescencia.

¿Tengo fimosis? Estos son sus síntomas

tengo fimosis
El principal síntoma de la fimosis es la dificultad para retraer el prepucio. A muchas personas esta dificultad no les supone un problema y pueden llevar una vida normal. Para otros, la fimosis causa problemas principalmente durante las relaciones sexuales: dolor o rotura y heridas en la piel. Mucha gente que sufre estas molestias recurre a lubricantes y otros trucos pero eso no deja de ser una solución temporal.
Y para otros, impide incluso las posibilidades de orinar lo que, evidentemente, supone una intervención quirúrgica inminente.
De todas formas, se tenga o no se tenga molestias, el no poder retraer completamente el prepucio dificulta la higiene y puede aumentar las posibilidade de sufrir infecciones y enfermedades de transmision sexual (ETS).

¿Qué tratamientos existen para la fimosis?

Existen distintas opciones para abordar el problema de la fimosis. Posiblemente la más conocida sea la de la cirugía pero existen otras opciones.

La cirugía: circuncisión

La cirugía es una de las posibles soluciones que existen para afrontar la fimosis. El procedimiento quirúrgico consiste en retirar el exceso de piel de tal forma que el glande pueda quedar descubierto al realizar la retracción del prepucio.
Es una operación con anestesia local, que no requiere ingreso hospitalario. En muchos casos la operación se realiza con puntos auto absorbibles que se caen solos cuando la herida está cicatrizada. Esto no quiere decir que se deba descuidar la zona, y se debe acudir a consulta para comprobar que todo vaya según lo previsto ya que existe riesgo de infección y sangrado.
Tras la operación, los pacientes suelen sufrir una hipersensibilidad en la zona que remite con el tiempo tras el roce con la ropa y la vida cotidiana.

Cremas como tratamiento de la fimosis

En ocasiones el problema se puede solucionar la fimosis sin cirugía, sin necesidad de someterse a una operación de circuncisión, haciendo uso de corticoesteroides tópicos en forma de cremas o geles.
Los corticoesteroides actúan de debilitando la piel de tal forma que no estrangula el glande cuando realiza la retracción del prepucio. Es un proceso que suele durar varias semanas. Uno de los corticoesteroides tópicos más utilizados es la crema (o gel) Diproderm. Diproderm o cualquier otra crema con corticoides están sujetos a prescripción médica: necesitan receta. Además, no se debe utilizar sin supervisión médica ya que se debe examinar la zona para conocer el tipo de fimosis y conocer si la crema es la adecuada ya que puede perjudicar más que ayudar.

Conclusión

Mi experiencia como farmacéutico me dice que la fimosis es mejor abordarla cuanto antes, ya que en pacientes adultos y adolescentes el postoperatorio resulta bastante incómodo, mientras que los niños lo soportan mejor.
Además no siempre es necesaria la cirugía, por lo que cuanto antes se detecte mayores son las posibilidades de que las cremas con corticoides actúen correctamente.
Es importante prestar atención a los síntomas mencionados. Y en caso de duda consulta a tu médico o farmacéutico.

No Comments

    Leave a Reply

    A %d blogueros les gusta esto: