blefaritis inflamación párpado
Ocular

Blefaritis: cura, síntomas y causas

Si notas calor, sensación de inflamación, dolor y enrojecimiento en tus párpados lo más posible es que sufras de blefaritis, que aunque no supone un problema grave en la mayoría de los casos tiene sus peculiaridades ya que suele ser un problema crónico.

¿Qué es la blefaritis?

La blefaritis es una afección crónica del ojo en la que se inflaman los bordes de los párpados sobre todo en la zona de crecimiento de las pestañas. Muchas estudios afirman que este problema que afecta al ojo está muy relacionada con la sequedad ocular. Es decir se empieza por padecer blefaritis y se acaba con blefaritis y ojo seco.

Tipos

Entre las distintas clasificaciones existentes, hay dos tipos: la blefaritis seborréica y la blefaritis escamosa, que suele ser de una gravedad mayor que la anterior.

La blefaritis escamosa

La blefaritis escamosa puede resultar ser muy difícil de tratar y entraña una mayor gravedad. Se caracteriza por la presencia de láminas escamosas de cierta dureza en la base de las pestañas. Otro síntoma significativo es el hecho de despertar por las mañanas con los ojos como demasiado pegados. Este tipo, la blefaritis escamosa está asociada a la presencia de algún tipo de microorganismo de la familia de los estafilococos..

Blefaritis seborréica

En tanto a la blefaritis seborreica cuenta, como síntoma más determinante para su diagnóstica con la acumulación, de sebo o grasa en los bordes de las pestañas produciendo picazón e hinchazón. La blefaritis seborréica es característica de personas que padecen de cualquier tipo de dermatitis

Además de estos dos tipos, existen otras clasificaciones posibles

Blefaritis anterior y blefaritis posterior

La blefaritis anterior puede desarrollase con características tanto de la seborréica como de la escamosa y sería aquella que aparece en la base de las pestañas. Por otro lado la blefaritis posterior se sitúa en las glándulas de meibomio y normalmente, tiende a englobarse en el tipo de las seborréica.

Síntomas de la blefaritis

Existen muchos síntomas que pueden ser indicadores de blefaritis. Estos síntomas son, entre otros: la fotofobia (indistintamente de que sea verano, invierno, en interiores o exteriores), el lagrimeo, malestar en los párpados, parpadeo excesivo y dolor ocular.

En los casos de mayor gravedad los bordes de los párpados aparecen hinchados, de color rojizo y con la presencia de escamas en las bases de las pestañas, lo cual es un síntoma muy característico.

En los casos más crónicos y graves incluso se llega a tener un crecimiento anómalo de las pestañas o que las pestañas dejen directamente de crecer. Es frecuente que si sufrimos de blefaritis continuadas acabarán apareciendo también orzuelos y chalazión.

Pero sin duda, para identificar una blefaritis, los síntomas en los que debemos fijarnos son:

  • Enrojecimiento de la conjuntiva
  • Enrojecimiento, escozor y picor del párpado haciendo especial hincapié en la zona donde están las pestañas
  • Aparición de escamas en la base de crecimiento de las pestañas
  • Sensación de arenilla o cuerpo extraño
  • Lagrimeo
  • Cansancio ocular
  • Visión borrosa intermitente que se recupera al parpadear

La forma en la que se presenta la inflamación puede ser un indicador de la gravedad, de si es una blefaritis más o menos grave. En los casos más leves puede pasar incluso desapercibida y en los casos más graves de blefaritis los síntomas se manifiestan con mayor gravedad por la mañana al despertar.

¿Por qué aparece?¿Cuáles son las causas de blefaritis?

Las causas de la aparición de blefaritis son variadas, pero principalmente, es debido al crecimiento de descontrolado de bacterias en el párpado. Estas bacterias pueden actuar alterarando el funcionamiento de los folículos provocando una producción excesiva de grasa y toxinas que cause esta inflamación e irración.
Otras causas conocidas son las dermatitis, el estrés, la rosácea, u alergias en general a químicos y otros componentes.

Como tratar la blefaritis: no existe la cura definitiva

Existen distintas formas de tratar la blefaritis, pero la recomendación básica es la de limpiar los párpados, deshaciéndonos de las bacterias y grasa presente para que párpado vuelva a su estado normal. Al mismo tiempo, podemos aplicar gotas hidratantes y lubricantes para aliviar síntomas como el picor o escozor.

Si todo esto resulta no resulta suficiente para mejorar la situación o si son muy frecuentes la mejor recomendación es acudir al oftalmólogo. El podrá recomendarnos medicamentos como antibióticos o corticoides tópicos, como Terracortril u otras pomadas, si lo considera necesario. Ya que todos ellos necesitan de receta médica para ser dispensados y un uso innecesario puede acarrear el empeoramiento de la situación. Mucho ojo con automedicarse en cualquier situación.

Algo que recomiendo evitar a pesar de ser considerado como un remedio tradicioonal es el utilizar infusiones de manzanilla para la limpieza de los párpados, ya que en muchas ocasiones la falta de esterilidad acaba siendo contraproducente.

¿Como prevenir la aparición de la inflamación?

Limpiar, limpiar, limpiar y volver a limpiar. La mejor forma de prevenir la blefaritis es la limpieza y las medidas higiénicas. Evitar tocarnos los cara, y en especial los ojos y la limpieza diaria de los párpados, con algún tipo de toallita para eliminar todo tipo de residuos que pueden causarla, como por ejemplo maquillajes, pero también sebo son la mejor forma de prevención. No debemos esperar a ver los párpados inflamados para empezar a limpiarlos.
Un dato a tener en cuenta es que existen posibilidades de contagiarse al compartir un lápiz de ojos u otro tipo de objetos que entren en contacto con los ojos como por ejemplo toallas, ya que las bacterias pueden pasarse de una persona a otra. Precaución.

Conclusión

Esta enfermedad acostumbra a suponer una pequeña inflamación de los párpados pero, si no se trata a tiempo puede desencadenar una infección seria en los los párpados y las pestañas. A pesar de que no existe la cura definitiva de la blefaritis limpiando los párpados a diario, con la ayuda de algún tipo de toallita o gasa, sin olvidarnos de visitar periódicamente al oftalmólogo (igual que al dentistas, podólogo o cualquier otro profesional) si sufrimos de párpado enrojecido e inflamados con mucha frecuencia podemos tener el problema controlado sin demasiadas complicaciones.

¿Y tu tienes problemas en los ojos?¿Llevas una higiene adecuada? Déjanos tus comentarios y sugerencias, o escribenos a la dirección de contacto que tenemos a vuestra disposición.

2 Comments

Leave a Reply

A %d blogueros les gusta esto: